“Fitzcarraldo”: hacer posible lo imposible

No hace falta buscar mucho para encontrar personas e historias extraordinarias en nuestro país. Te invitamos a conocer la de Marcelo Jannes, ex guardaparques del Parque Nacional Los Glaciares y uno de los fundadores y creadores de Glaciar Sur. Su empresa propone dos excursiones, una lleva a conocer el Glaciar Perito Moreno con una navegación previa visita a una estancia patagónica, y otra que permite llegar hasta los glaciares más australes y desconocidos del parque.

La historia que les queremos contar es la de cómo Marcelo visualizó lo que sería Glaciar Sur hoy, y cuál fue uno de los mayores desafíos en este 2020, que, aunque parezca increíble, ¡no es la difícil situación que nos ha generado a todos la pandemia!

Como guardaparques Marcelo fue destinado a la realizar prácticas en la Seccional del Lago Roca, en El Calafate, vecina a la Estancia Nibepo Aike, en donde conoce y aprende mucho acerca de la vida de campo y hace buenas migas con Adolfo, descendiente de pioneros croatas que se asentaron allí a fines del siglo XX.

Algunos de los privilegios de ser guardaparque es conocer los rincones más inaccesibles de los parques y vivir sucesos históricos de la naturaleza. Por ejemplo, en 1984, Marcelo presenció de cerca una de las rupturas más grandes del Glaciar Perito Moreno. Fue tanto el desnivel del agua entre el Brazo Rico y el resto del Lago Argentino que ese año el agua llegó hasta la puerta de su casa, en aquel entonces la seccional de las pasarelas del Parque Nacional Los Glaciares. ¡Y el día de la ruptura del glaciar el parque de su casa se llenó de témpanos de hielo que quedaron allí varados como diamantes gigantes cuando el agua retrocedió! En aquel tiempo, aún no había pasarelas en el parque nacional, los guardaparques le llamaban ‘’senderos de cabra’’ a las huellas que acercaban a los visitantes a la gran cara del glaciar, hasta distancias peligrosas.

También tuvo oportunidad de trabajar mano a mano con reconocidos ornitólogos, glaciólogos y geólogos que contribuyeron a alimentar su conocimiento y amor por estas tierras patagónicas. Su sed de aventura y conocer más lo hizo navegar una parte del Río Santa Cruz en kayak, y también lo llevó a recorrer el antiguo lecho del Río Frías, hasta la laguna con témpanos de los glaciares Cubo y Grande. Un lugar prístino que solo algunas personas habían tenido el privilegio de conocer, o era solo visitado por alguna que otra vaca perdida de la Estancia Nibepo Aike.

Años más tarde, cuando ya no trabajaba más como guardaparques, se propuso hacer conocer los lugares increíbles que había vivenciado como guardaparque a quienes llegaban a El Calafate, lo cual no fue tarea fácil.

Su meta fue hacer llegar a turistas hasta al anfiteatro natural que conforman los glaciares Dickson, Cubo y Grande, en la sección sur del Parque. Calculó que la mejor manera de hacerlo era navegando el hasta el final del brazo sur desde Estancia Nibepo Aike. Un recorrido que, si bien tiene sus ventajas, implica una gran logística. Se debe realizar una combinación de caminata, navegación y nuevamente caminata. Ya se había comprobado que esta excursión a pie llevaba unos 4 días de caminata. Pensar en hacer el trayecto desde El Calafate en un solo día era un sueño muy ambicioso, que Marcelo y equipo lograron concretar en el 2013 cuando llevaron los primeros pasajeros. Para navegar el Brazo Sur del Lago argentino se construyó un semirrígido de cabina cubierta, y para el otro tramo de navegación en el Lago Frías, se llevaron dos zodiacs. Y así se cubrieron los dos tramos de navegación combinados con un trekking de 14 km en total y el traslado desde El Calafate al embarcadero sobre la orilla del Lago Argentino, logrando que en tiempo récord de 11 horas se llegue a conocer los glaciares escondidos.

Luego de 6 temporadas definieron reemplazar los dos Zodiacs del Lago Frías por uno más grande con confort para los 12 pasajeros que realizan en conjunto la excursión. Los fuertes vientos y el sol habían ido desgastando las pequeñas embarcaciones. Así surgió la idea de llevar un semirrígido de mayor eslora hasta el Lago Frías. Se busco la embarcación adecuada y se planificó como se lo haría llegar.

El plan A fue trasportar el semirrígido en parte por tierra, luego hacerlo navegar el Lago Argentino, y finalmente cargarlo con un helicóptero desde la costa del lago argentino hasta el Lago Frías, evitando así trasportarlo por un bosque tupido donde no había camino para acarrearlo.

El plan A se puso en marcha a fines del 2019. Todo salió de acuerdo con lo planificado hasta el momento de hacer volar el casco hasta el lago Frías con el helicóptero. Luego de varios intentos no pudo levantar el semirrígido, de más de 620 kilos. Sin helicóptero, Marcelo debió replantear la logística. Pasaron del plan A al plan menos pensado, el Z: arrastrar la embarcación a lo largo de 6 km por playa, río y tramos de bosque. Por suerte rápidamente se anotaron amigos y familiares para ayudar en el desafío de acarrear, con la promesa de que luego comerían un buen asado de recompensa y que les quedaría una gran anécdota para contar en el futuro.

Más de 20 personas participaron en la hazaña de mover la gran embarcación a la antigua, puro pulmón y tesón. No faltaron los obstáculos en el camino, por supuesto: algunas partes del río presentaban formaciones rocosas en las cuales era imposible hacer pasar la embarcación por lo que debieron arrastrarlo por tierra por momentos. Cuando se iba por el rio el equipo se turnaba de a grupos para ir llevándolo, ya que la temperatura del agua de 3 o 4°C entumecía rápidamente los pies. ¡Glaciar Sur es el único que navega por el bosque! gritaban los amigos durante el trayecto para darse ánimos durante la odisea.

La gran embarcación que estaban llevando no tenía definido su nombre. Hasta que, mientras iban avanzando a tropiezos por el bosque, algunos dijeron “¡Parecemos Fitzcarraldo!”, recordando la espectacular película de Werner Herzog de 1982 en que un irlandés decide llevar un vapor de 320 toneladas a través de la selva amazónica con ayuda de indígenas. ¡Un clásico que vale la pena volver a mirar para empatizar con la historia que hoy les contamos!

Después de mucho sacrificio y mucho esfuerzo, el Fitzcarraldo navega hoy el Lago Frías. Se puede navegar contactando a [email protected] Reservar a partir del 2 de enero 2021 para visitar el Glaciar Perito Moreno con la excursión Pioneros, o los glaciares escondidos y el Fizcarraldo con la excursión Aventura.

+ información

Compartir en redes sociales